HUÉRFANOS EN UGANDA

No soy muy amiga de las estadísticas. Tengo la sensación de que nuestro cerebro “desarrollado” cuando lee o escucha datos estadísticos, especialmente si se trata de países pobres, pierde la sensibilidad. No le encuentro otra explicación a por qué no hacemos mucho más de lo que hacemos cuando vemos el telediario, cómodamente sentados en nuestro sofá.

Pero hoy acudo a los números, porque quiero situaros. No se me ha ocurrido otra forma mejor, lo siento.

En los últimos diez años Uganda ha aumentado su población en 10 millones de habitantes, alcanzando los 34,5 millones. Su población es la segunda más joven del planeta, con un 49% de habitantes menores de 14 años. El ratio de fertilidad es de 6,14 niños por mujer. Del total de la población, 2,6 millones de niños son huérfanos. Que dicho sea de paso, qué palabra más fea, huérfano. Bastante tiene uno con no tener madre ni padre, para que además te eches a la espalda una calificación así. Voy a lanzar una acción en “change.org” para proponer a la Real Academia cambiarla. Chiste malo, lo sé. Pero no sonaría mejor algo así como… ¿libélula? Me encanta esta palabra.

En fin, volviendo a los datos y la realidad ugandesa, insisto: 2,6 millones de niños no tienen ni madre ni padre. Que son muchos, eh? Uno, dos, tres, cuatro… y así hasta pasados los dos millones de pequeñajos que están solos en la vida desde sus primeros pasos, o que ven a sus padres morir cuando todavía no saben casi ni hablar; que no tienen esa referencia y el cariño de unos padres que se preocupen por ellos, los protejan y los guíen en este camino, que como decía Machado, se hace al andar.

Y el problema es que no solo hablamos de estos niños. Luego están los que han sido abandonados (no he encontrado cifras, supongo porque es imposible contarlos) por sus madres o padres, o por sus familiares. Porque son tan pobres que no pueden hacerse cargo de ellos, o porque están muy enfermos. Son familias desestructuradas que no tienen, con perdón de la expresión, ni donde caerse muertos.

Y por si las cifras os han mareado ya, os pongo un ejemplo de este abandono: Emmanuel y Marik (Emma y Ricky para los amigos). Son dos niños preciosos, hermanos, que llegaron a la Babies Home en abril porque su padre pidió ayuda a las autoridades para que se ocuparan de ellos. La madre murió de SIDA hace unos meses.

20130811_174847 20130811_172514

Emma tiene 3 años y Ricky algo más de uno. Emma tiene una vocecilla adorable y es tímido y super obediente. Cada vez que juego con él se le ilumina la cara, sonríe y parece que la vida vuelve a cobrar sentido para él. No es que yo tenga nada especial, solo necesita que le presten atención y le dediquen un poco de tiempo. Ricky cuando llegué hace ya casi un mes, lloraba cada vez que alguien desconocido le cogía, no sonreía nunca y no le gustaba la compañía de otros niños. Ahora se parte de risa cuando le cojo en brazos y le hago pedorretas en el cuello.

El otro día vino su padre al orfanato, su primera visita desde abril, y nos pidió que buscáramos padres en nuestros países que adoptaran a sus hijos. Son muy buenos niños, nos dijo. También nos pidió una foto para ponerla en su casa. Ricky parecía no acordarse de él y Emma no quería ni acercarse. ¿Os imagináis estar en la piel de este hombre?

Sin conseguirlo porque se me partiría el corazón, vuelvo a los números. Y a añadir problemas: el SIDA. De los 2,6 millones de niños huérfanos, 1,1 millones lo son por causa de esta enfermedad. En Uganda el 7% de la población tiene SIDA. Si sigo con los datos, pero esta vez en nuestro país, por comparar un poco y situarnos, el porcentaje de enfermos de SIDA es del 0,4%, una pasada también, en mi opinión. Pero la diferencia es que en nuestro país la gente ya no se muere por esta enfermedad. Dato importante a tener en cuenta.

Por todo esto, en Uganda, si das una patada, salen diez orfanatos. Y me encantaría decir que todos cuidan de los niños en unas condiciones extraordinarias, que aunque no tengan padres estos niños tienen un referente maternal o paternal que les guía, que se alimentan bien, que estudian y que tienen la oportunidad de un futuro mejor. Pero mentiría. Como todo en la vida: money is always a problem.

Y es que este tipo de proyectos no son fáciles de financiar. Es difícil encontrar empresas u organismos que donen cantidades importantes para los gastos mensuales que se generan en los orfanatos. Las empresas buscan proyectos puntuales y hacerse la foto. Y desgravarse, claro. ¡Qué pena que no se den cuenta de la cantidad de fotos que hay en las sonrisas de estos niños todos y cada uno de los días del mes!

Por eso la ayuda de la gente corriente es tan importante, de los ciudadanos de a pie. De aquellos que trabajáis por un sueldo, que tenéis una familia y que pensáis que no es justo que otros niños sin tanta suerte como los vuestros, no tengan las mismas oportunidades. Porque dando un poquito cada uno, si somos muchos, podemos dar un montón. Y aquí, en Uganda, se necesita.

Mandela y yo nos despedimos hoy con un “ta”, que es lo único que sabemos decir!

20130826_173631

Advertisements

About bea

Me voy a Uganda a colaborar con lo que se ha convertido en mi nueva vida: la casa de acogida Malayaka House. En este blog pretendo contaros sobre este proyecto, así como mis experiencias en Uganda, y poder haceros llegar un pedacito de aquello y de lo que estamos haciendo.
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

2 Responses to HUÉRFANOS EN UGANDA

  1. María says:

    Que grande eres! Me tienes totalmente hipnotizada, me encanta saber de ti todas las semanas, te admiro muchísimo. Gracias por existir guapa.

  2. Jose Arteaga says:

    Dos cosas:
    1. Que no tienes nada especial??? Si mis niños, que no son pobres y ya son mayores, se derriten contigo y te adoran, cómo estos niños no van a sentir algo especial por alguien tan cariñoso como tú y que lo estás dando todo por ellos!!!
    2. Para los lectores de tu blog. Y lo aprovecho porque sabes Bea lo que me indigna la enormes dificultades que hay para adoptar un niño para cualquier persona. Si alguno de vosotros tiene la mínima cercanía a PP o PSOE y especalmente a los responsables de asuntos exteriores, tenéis que concienciarles de lo importante que sería llegar a acuerdos internacionales de adopción. En España hay miles de personas que desean tener un niño (parejas heterosexuales y homosexuales, hombres solos, mujeres solas) y por muchas circunstancias no pueden. Tal y como nos ha relatado Bea, en Uganda hay millones de niños que necesitan el amor de unas personas que lo van a dar todo por ellos. Tanto embajador y cónsul enviado fuera de España y que ganan una morterada por ir a fiestas y disfrutar de una vida de lujo debería dedicar una buena parte de ese tiempo a algo que haría inmensamente feliz a una buena cantidad de miles de personas

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s