BABY HENRY

“Bea, auntie Winnie te está buscando, creo que tiene un pequeño problema entre manos y necesita tu ayuda” me vino a decir Robert a mi cuarto. Fui a buscarla y ahí estaba Winnie, recién llegada y con el “problema” entre sus brazos: un bebé pequeñín, de color chocolate, ojos saltones, mirada curiosa, y con pinta de enfermito.

IMG_6519

Robert siempre hace igual, qué tío! Cada uno de los pequeños que ha llegado desde que vivo en Malayaka House ha sido para mí una sorpresa. Y qué queréis que os diga, es emocionante. Y siempre hago la misma pregunta “se queda con nosotros?”. Esta vez me dijo, eso depende de lo que decidamos.

Detrás de auntie Winnie y Frank, como supe minutos después que se llamaba, había una mujer grandona, de piel chocolate también y un curioso pelo-peluca rojo, con un rollo un tanto cresta punki. Con su cuerpo embutido en un vestido beige palabra de honor que le llegaba hasta los pies y un bolso rojo como de boda. “La madre”, pensé.

Lo primero que hice antes de preguntar más a allá fue lo que hacemos la mayoría de las mujeres en este mundo, y es quitarle a Winnie el bebé de los brazos. Quería achucharle.Y cómo no, empezó a llorar. Con un llanto delicado y bajito como si le faltara energía. Es típico de los niños malnutridos, los pobres no tienen suficiente energía ni para lloran bien, lo hacen como con un hilillo de voz.

Fuimos las tres, Winnie, la mujer y yo a mi cuarto, y calmamos el llanto de Frank con un biberón que se tomó deprisa, muy centrado en su tarea. El biberón tenía leche de vaca.

La mujer se llamaba Clarise y era ruandesa. Alguien abandonó un bebé de 1 semana en la puerta de su casa el pasado diciembre, y ella, valiente, mujer y admirable, lo acogió entre sus brazos. E intentó cuidar de él. Trabaja entre Ruanda y Uganda, donde se quedaba en casa de unos amigos, cerca de Kajansi, entre Entebbe y Kampala. Y durante estos dos meses viajó con él en los taxis (matatus) públicos repletos de gente, de Oeste a Este, intentando seguir con su trabajo a la vez que cuidaba del bebé.

En febrero le salió una oportunidad en Sudán del Sur, y no podía negarse, pero no le dejaban llevarse al bebé. O eso dijo. Cuando Robert supo de su existencia fue porque estaba en Uganda tratando de encontrar a alguien para dejar al bebé. Que lo de buscar a alguien con quien dejarlo, aunque parezca evidente, no lo es tanto. Aquí en Uganda no se cortan ni un pelo en abandonarlos, ya sabéis. Así que me retiro en mi aplauso a Clarice.

“Y cómo encontró a Malayaka House?” pregunté yo, que seguramente sea la misma pregunta que os estáis haciendo todos. No? Pues una vez más fue por Robert. Cómo si no.

Robert siempre va a una pequeña farmacia que hay en Entebbe, sin lujos pero con buenos profesionales, y por supuesto ya le conocen y saben lo que hace. Un día de febrero una de las trabajadoras le habló de Clarise y del bebé que buscaba casa otra vez.

Dos días después Robert mandó a auntie Winnie, Hakim y Joseph a por el bebé a Kajansi. Joseph es el novio de Naiga, una de nuestras niñas mayores ya independizadas, y que empezó hace poco a trabajar con nosotros (todo queda en familia!), conduce la furgo para llevar a los peques al cole y nos ayudar con mil recados. Os iba a contar más detalles de él/ellos pero no quiero perder vuestra atención en “cotilleos” que os puedo contar otro día.

En fin, que creo que la que se ha perdido soy yo… pues eso que ahí estábamos las tres con el bebé en mi cuarto, yo intentando entender la historia con la traducción de Winnie porque Clarice no habla casi inglés, solo francés y la lengua que hablen en la zona donde ella vive en Ruanda, que da la casualidad que Winnie sabe hablar porque sus padres eran de esa zona y migraron cuando los tutsis y hutus se pelearon hasta dejar casi 1 millón de muertos en pocos meses. Y es que cuando todo eso estalló, como miles de ellos, él era tutsi y ella era hutu… malo malo para aquellos tiempos. Y Uganda les acogió. Qué bonita historia ¿verdad? os la cuento también otro día.

Apareció Robert en el cuarto y me preguntó “qué, se queda o no se queda?” y yo con el pequeñajo entre los brazos, como para decir que no! Pues claro que se queda, se queda para que le cuidemos, le alimentemos y para que crezca feliz entre su nueva familia.

Clarise nos bendijo una y mil veces, nos dio los papeles que le había dado la policía ruandesa, y se fue con su melena al viento sin soltar una lágrima, oye tú la tía. Y nosotros, nos pusimos manos a la obra. Ya sabéis, leche en polvo, pañales, una buena sesión de achuchones y conocer a todo el mundo. ¡Esto es lo primero!

Fui a comprar todo y a recoger a los niños al cole, y de camino les dije que teníamos una sorpresa en casa. “Auntie Dilia!” “Uncle Leo!” “New toys!” y más cosas que no escuché eran sus predicciones. Que por cierto Dilia a ver si vienes ya de una vez que cada vez que les hablo de sorpresa sale tu nombre. Te echan de menos.

Cuando llegamos a casa y vieron al pequeñín, ¡eran todo sonrisas! “Boy or girl?”, “ What is his name?” , “Auntie Bea, he is not black, he is brown”, “Can I hold him?”

Auntie Bea los despachó a todos rápido a hacer los deberes y dejó a auntie Winnie con la tarea de dar al pequeñín su primera leche en polvo.

IMG_1056 (1)

La leche de vaca no es buena para los bebés, eso lo sé hasta yo y nunca he sido madre. Y Clarise seguro que también, pero no tenía dinero para comprar leche en polvo. Si el sueldo medio de un trabajador no llega ni a los 100 euros, y un bote de leche en polvo cuesta 30, no hay matemáticas que lo sustenten. Así que leche de vaca=malnutrición. Esa había sido la ecuación en la corta vida de Frank hasta que llegó a Malayaka House.

Que por cierto, le hemos dejado el nombre de Frank en honor a Clarise y a su gran corazón, pero le hemos añadido Henry. En honor a un médico que nos ha estado ayudando con la abuela de Dora, a la que estamos cuidando en casa (esta también es otra historia para otro día), eso dijo Robert. Yo como tengo un corazón que no es ni la mitad que el suyo, pues barrí hacia casa, literalmente, pensé para mi misma “Sí, sí, tú haz los honores que quieras pero si se va a llamar Henry para mí será en honor a mi padre”.

Llevamos a Henry al mismo hospital en Kampala que llevamos a Patricia, por si las moscas. Tenía tos seca, respiraba regular y tenía aspecto de malito, además de estar delgadito delgadito.20160224_183227

Con 2 meses, 3,3 kg, el peso que debía haber tenido al nacer. Nos dijeron que tenía un virus y nos recomendaron que empezáramos a darle la misma leche que a Patri, aunque no fuera intolerante a la lactosa. Esa leche, además de no tener lactosa, tiene algo relacionado con las grasas (disculparme los médicos que me leáis que no me acuerdo) y hace que cojan peso antes. Y eso es lo que necesitamos con Henry.

La primera noche fue cachonda. Iba a dormir yo con él pero había una voluntaria, Sara, americana y en sus 50, madre de 4, que nos ayuda lo que no está escrito con la educación y la lectura de los peques. IMG_6497Y que no pudo evitar hacer evidentísimo un please please please, I’d love to sleep with him.
Pero luego pensó que lo iba a aplastar si dormía con él en la cama (algo que me tranquilizó mucho … ja ja!), después se le ocurrió improvisar una cuna y preguntó a auntie Bea si no habría algo que utilizar… Que en Uganda no utilizan cunas, que los niños están acostumbrados al calor humano… Pero nada, me recorrí toda la casa buscando un barreño lo suficientemente grande, y al final se le ocurrió que el cajón de una cómoda que nos regaló alguien de la ONU podía servir, y allí acabó Henry a los pies de su cama. La verdad que la cuna tenía un pintón. ¿Que cuánto duró? 5 minutos, los mismos que debió dormir la pobre porque Henry necesitaba calorcito, un pecho en el acurrucarse, una mamá…

Todo esto fue hace unos diez días y ahí sigue el principito, todavía con tos y con mocos, pero con otra carita… no menos preciosa, pero sí más tranquila, como si su cuerpecito supiera que ya tiene comida rica rica y ahora puede relajarse y disfrutar.

Bienvenido pitufillo, como a todos los demás, te estábamos esperando!

20160227_164212

 

 

 

Advertisements
Posted in Uncategorized | 3 Comments

FELIZ NAVIDAD

Merry Xmas 2015

Os deseo unas muy felices fiestas, que las disfrutéis con los vuestros y a todos los que estáis ahí y nos echáis una mano… sabed que los niños de Malayaka House estarán celebrando una navidad feliz y llena de ilusión gracias a vuestra generosidad!

MERRY XMAS!!

 

 

Posted in Uncategorized | 2 Comments

EL EFECTO MALAYAKA HOUSE

(Escribí esto el lunes pero hasta ahora no he podido publicarlo, sorry!)

Escribo desde el avión de Bruselas a Entebbe. Quedan 3 horas para llegar y no puedo dormir porque no paro de pensar en todas las sonrisas que me voy a encontrar cuando llegue a casa. Esta vez ha sido sólo un mes pero ya tengo ganotas de ver a Patricia., quiero achuchar a Georgie y que me dé un abrazo diciendo “ati Bea”. A Danny, Bobo, Big Cheche, Mary… en fin, que paro porque tengo ganas de ver a todos, a toda mi familia ugandesa!

Pero en este avión de vuelta, no solo me acuerdo de ellos, también pienso en toda la gente que nos ha echado una mano estos días que hemos en España, compartiendo con nosotros su tiempo, su energía, sus ganas, su alegría… A todos y cada uno de vosotros … GRACIAS. Me vuelvo emocionada a Uganda.

En Malayaka House en España somos 4 en la Junta Directiva, y salvo yo, Diana, Prado y Cristina, tienen su trabajo aparte. Y su familia y amigos. Otro día me gustaría contaros de ellas y lo orgullosa y afortunada que me siento de que estén metidas en esto. Por ahora solo quiero darles las gracias por encontrar huecos para Malayaka House, y para mí… Son unas campeonas.

Hablando de campeonas… mi querida Marta. Ya la conocéis. Es una mujer todo terreno que además de tener su propia clínica dental en Talavera, está escribiendo la tesis, y liderando el proyecto de la clínica dental Malayaka House-SEPA. Además nos regaló el vídeo de Atrapa sus sueños (el que os envié en mi anterior entrada), y organizó el evento de Talavera. Ahí es nada. De verdad que no sé de dónde saca las horas, pero sé que las encuentra porque se mueve por un profundo amor a nuestros peques.

Ricardo ha sido un nuevo fichaje gracias a Marta. Fue una alegría que comenzara a formar parte del proyecto. Ricardo se ha tirado horas y horas con la edición y producción del vídeo, con el rol up, con el cartel… un espíritu bueno y tranquilo que nos ha ayudado más de lo que se imagina.

El mismo espíritu que tienen Alexia y Cristina, que están involucradas con el proyecto desde hace más años que yo, creo que desde el principio. Ellas se encargan de los mercadillos, tanto aquí organizando el material y las ventas, como en Uganda cuando vienen y se recorren incansablemente los mercados de crafts que he de decir que para mí, son infernales. Pero además de esto, son un apoyo. Siempre dispuestas y siempre con ganas. Siempre ahí.

Otros que siempre están ahí son mis padres. Para ayudar a los niños, pero sobre todo para ayudarme a mí. Sin ellos no podría llevar esta vida que llevo ni podría estar haciendo esto que hago…

También en mi familia, mis tías. Merche es madrina y nos ayuda en las fiestas de Madrid tanto que no sé qué haríamos sin ella y es uno de mis grandes apoyos. Fernanda también es madrina, y nos ayuda a recopilar ropa y esta vez nos ha salvado la vida pagando el envío del cuajo.

María Rodríguez era compi mía de Acciona y ahora es compi de mi hermana. Cuando estaba pensando a quien conocía en Barcelona para ayudarnos con un evento fue ella quien me vino a la mente. María está siempre super liada, porque además de su trabajo como abogada, hace teatro y está metida en mil historias. María tiene un don de gentes que no se lo cree ni ella y ha puesto toda su ilusión en nuestro proyecto. Nos ayuda infinito y está siempre buscando nuevas ideas.

Esta vez Cristina y Javier se han unido a nuestro sueño. Para ser más exactos debería decir que en realidad empezó en el evento de Barcelona del pasado junio. Vinieron por Alexia, y después nos contaron que este proyecto y estos niños, les llegaron al corazón. Y se hicieron padrinos. Pero no solo esto, Cristina se lío la manta a la cabeza y nos organizó un evento en Castelldefels. Nos acogieron en su casa, y fue una gozada compartir con ellos ese día y medio. Tienen una energía inagotable, y cuando se relacionan con la gente, lo hacen con un cariño que no está a la orden del día. Además Cristina escribió un cuento para niños que ilustró su hija Claudia que puso a la venta y regaló a Malayaka House. Precioso!

Anita es la secre de mi departamento en Acciona y además de querer robarme a todos los bebés que tenemos en Uganda, nos ha ayudado con la lotería de Navidad. Otra Ana, que es amiga de María, nos ha ayudado con la organización de la fiesta de Madrid, lo mismo que Marina y Beatriz.

Mi prima Nuria se ha tirado todo el mes de arriba abajo recogiendo medicinas y ropa para llevarnos a Uganda. Y además nos ha puesto en contacto con su cuñada Cristina, que organizó una merienda en su casa con sus amigas y los hijos de éstas para que les contáramos sobre nuestros niños y la realidad tan distinta que viven. Y con ellos vamos a comenzar la campaña de Minipadrinos, de la que también, os hablaré otro día.

Y hablando de Cristinas, en Malayaka House tenemos a otra que es madrina desde que yo me fui a Uganda, y que nos va a ayudar a organizar los eventos de junio y la fiesta para familias.

Martita es amiga de Diana, y junto con ésta, nos ha ayudado con el nuevo tríptico, que no es tríptico en realidad, es una librito chuli chuli sobre Malayaka House. Es una diseñadora gráfica excepcional y una mujer tranquila y genial.

Y no me olvido de todos los que venís a nuestros eventos, habláis de nosotros y compartís nuestra historia. Podría hacer una larga lista pero no os quiero aburrir…

En fin, que como veréis tengo razones para volverme orgullosa y emocionada de vuelta a Uganda, feliz de saber que la familia de Malayaka House crece y crece. Me encanta ser testigo de cómo la solidaridad se expande y gente nueva se involucra con nuestro proyecto regalándonos su tiempo, y cómo nuestros niños se van colando en más y más corazones… Me vuelvo con las pilas recargadas.

Webale ngo!

Posted in Uncategorized | 1 Comment

VIDEO – Atrapa sus sueños

Como lo prometido es deuda, aquí os dejo el link al vídeo que pusimos en la fiesta solidaria de Madrid del pasado día 28.

 

Os agradecería que NO lo compartáis en redes sociales, por ahora queremos utilizarlo para dar las gracias a gente que, como vosotros, nos apoya.

El pasado sábado fue una noche muy especial, gracias a todos los que os acercasteis!!

Podéis ver fotos aquí: https://www.facebook.com/recuerdamesiempre-361808073998414/

Y permitidme contaros que Ricardo, además de habernos hecho este precioso vídeo, y las fotos del otro día, hace fotos de boda, retratos y reportajes a mascotas. Os animo a echarle un vistazo a su web, mola un montón! www.recuerdamesiempre.com

Más gracias y muchos besos!

Posted in Uncategorized | Leave a comment

GIVING DAY

Hola,

Siempre me ha parecido que heredar las costumbres americanas era un error. Que perdemos las nuestras para incorporar las de los yanquis y es una pena. Pero hoy he cambiado de opinión, y os cuento por qué.

Parece que después de estos días de locura de descuentos y compras, este Viernes Negro que me he encontrado en España con gran sorpresa, también hemos heredado el “Giving Tuesday”. A alguien en USA se le ocurrió que después de gastar y gastar, sería bueno también pensar en los que no pueden gastar, y propuso un día para simplemente… DAR.

No os voy a ocultar que a mí me suena un poco a limpieza de conciencia… Después del compra que te compra, cuando ya los bolsillos están vacíos… venga va, me acuerdo de que debería compartir algo con los que no tienen…

Pues así es, pero por lo menos ES. Por fin hemos heredado un día que, en mi humilde opinión, tiene sentido, y sea por lo que sea, ahora hay un día en el año en el que todas las ONGs podemos pedir sin vergüenza, compartir nuestro mensaje y nuestro proyecto, y decirle a la gente que necesitamos su apoyo.

Eso es lo que estamos haciendo hoy, también, desde Malayaka House. Estamos pidiendo que la gente se una a nuestro proyecto, que nos ayude con tan solo un eurito al mes. La plataforma Teaming permite hacerlo en nuestro grupo AMIGOS DE MALAYAKA HOUSE.

http://givingtuesday.es/projects/ayuda-en-al-orfanato-malayaka-house/

Muchos de los que leéis esto ya nos ayudáis económicamente, pero hoy os pido que aprovechéis este bonito día para compartir. Y compartáis nuestro enlace y pidáis a vuestros amigos y conocidos, familiares, compañeros de trabajo, que se unan a nuestro grupo, que se unan a nuestro proyecto… que compartan nuestro sueño.

Cuantos más seamos, más podemos hacer. Lo de “aportar nuestro pequeño granito de arena” es esto… un poquito que si somos muchos se transforma en un muchito.

Gracias y… ¡Feliz Giving Day!

 

Posted in Uncategorized | Leave a comment

ATRAPA sus SUEÑOS

Hola a tod@s!

Os escribo a los que me seguís y vivís en Madrid, para contaros que este sábado hacemos una nueva fiesta solidaria. La hemos llamado “Atrapa sus sueños”.

Cada vez está más complicado esto de convocar a la gente. Supongo que es en parte mi culpa, porque estoy tan metida en la rutina ugandesa que no saco suficiente tiempo para dedicarlo a “marketing” y sobre todo, no saco tiempo para escribir en este blog tanto como debería. O más bien, tanto como me gustaría.

Pero gente, estos niños siguen necesitando vuestra ayuda. Necesitan que a Uganda lleguen fondos que les alimenten, les paguen los colegios, los médicos, la casa donde viven… ¡Estos niños os siguen necesitando!

Los eventos que hacemos, además de ser una fuente de recaudación de fondos, son también un punto de encuentro para todos los que somos, de alguna o otra forma, parte de Malayaka House.

En Madrid, hacemos dos fiestas al año y en ellas pretendemos contar las novedades y dar la bienvenida a nueva gente interesada.

Este próximo sábado, Ricardo, el novio de Marta la dentista (a la que ya conocéis de otras entradas), que es un tío estupendo, está haciendo un vídeo sorpresa con los peques como actores protagonistas. Lo vamos a poner en la fiesta, y que os va a encantar. ¡Vais a poder atrapar los sueños de nuestros niños!

Además estará Robert y esta vez prometemos traducción. Contará las novedades que vienen calentitas desde Uganda, cómo este año ha sido un año precioso, y  compartiremos con vosotros historias de nuestros niños. ¡Además sortearemos una cámara GoPro!

En fin, que os animo a pasaros, aunque sea un ratito. Y si de verdad de verdad no podéis, tenemos fila cero, y cualquier aportación es más que bienvenida!

Estaremos en la sala LASAL, en la Calle Guzman el Bueno, 98 a las 21:30h. Os dejo aquí el cartel de la fiesta y allí os espero!

¡Muchas gracias y muchos besos a tod@s!

Atrapa sus sueños - fiesta solidaria Malayaka House 28nov15

Posted in Uncategorized | 1 Comment

BABY PATRICIA

Que una madre se muera cuando está trayendo al mundo a su bebé es algo dramático en cualquier parte del planeta, pero dependiendo del país donde suceda, puede además suponer la diferencia entre la vida o la muerte del recién nacido.

Si vives en Uganda, en un pueblecito en mitad de la nada, eres pobre, te has quedado embarazada de un hombre con el que no estás casada, y que además tiene otras 4 mujeres… y mueres en el parto, tu bebé tiene escasísimas posibilidades de sobrevivir.

Esto fue lo que le pasó a la madre de Patricia. Vivía en la zona de Tororo, en el Este de Uganda, en un pueblo con muy pocos recursos. Se quedó embarazada y seguramente trabajó duro durante todo el embarazo para llevarse algo a la boca para ella y para su bebé. Pensamos que estaba enferma, que dio a luz prematuramente, que el parto se complicó y en consecuencia, ella murió.

Desde el primer momento el padre rechazó a su hija, muy de moda en Uganda desgraciadamente, y fue una vecina del pueblo la que trató de alimentarla con glucosa y agua, utilizando una cuchara. Si la bebé ya nació con poco peso, después de 4 días de tan pobre alimentación, estaba hecha un pellejillo.

Supimos de su caso a través de una de nuestras aunties que es de esa zona, e inmediatamente decidimos acoger a la peque en nuestra casa.

Patricia llegó a Malayaka House de noche, tras un viaje de 10 horas en matatu desde Tororo a Entebbe. Tenía 4 días de edad y ni un gramo de grasa en su cuerpecillo. Tenía manos y piernecitas diminutas y se le notaban las costillas. Era todo cabeza, y ojazos negros, con los que nos conquistó a todos desde el primer momento en que los vimos.

IMG_5881

(gracias Marta por esta fotaza)

Desde que llegó, nos pusimos manos a la obra para alimentarla y cuidarla. Compramos leche en polvo, un cargamento de pañales (que como vais le quedan enormes) y el kit para recién nacidos: guantes, calcetines y gorro.

20150818_173446_resized
La verdad que utilizo el plural pero el mérito no es mío, que a mí siempre me han dado
mucho respeto los bebés recién nacidos, que me da cosa cogerlos por si les voy a hacer daño… pues imaginaos con esta, que además de recién nacida, era diminuta. Sin duda el bebé más pequeño que había visto en mi vida. 1,3 kg de peso.

Robert y Viola, una de nuestras niñas más mayores, se encargaron de cuidar de ella, porque a las aunties les habíamos dado una semana de vacaciones. Durante los 10 primeros días la peque fue súper bien. Comía bien, cagaba bien y dormía lo que tenía que dormir.

Pero después de este tiempo, y ya cuando las aunties habían vuelto, la peque empezó a ponerse malita. Se pasó unos días con algo de diarrea hasta que una noche tuvo una descomposición feroz y por la mañana estaba deshidratada y muy débil. Había empequeñecido más aún y tenía los ojos hundidos y casi no los podía ni abrir. Es curioso que todo lo que había pretendido no involucrarme con la peque hasta el momento, se dio media vuelta y de pronto me vi tomando decisiones sobre qué hace con ella, y hasta con determinación.

20150828_215741_resized

Llamé a auntie Winnie y le dije que nos llevábamos a Patricia a la clínica a la que llevamos a los peques en Entebbe. Allí nos dijeron que necesitaba hospitalización inmediata. La verdad que los médicos de por aquí dejan muuuuucho que desear, pero el que nos atendió ese día ganó mi respeto porque al menos lo que nos dijo nos hizo actuar rápidamente.

Salimos de allí corriendo y montamos a la peque en el coche camino de Surgery, uno de los mejores hospitales de Kampala, donde llevamos a los niños en caso de emergencia. Fue fundado por un médico inglés, frecuentado por los mzungu que viven en Uganda y por la clase media-alta ugandesa. Y obviamente caro, pero la única posibilidad de encontrar una sanidad algo decente.

De Kampala a Entebbe hay 38 km, y durante el día, siempre hay un tremendo atasco. Así que, para variar, ese día también lo pillamos. Tal y como veía a la niña y tal y como el médico nos había dicho que nos diéramos prisa, empecé a pensar que se nos iba a morir en el camino si no llegábamos a tiempo. Aquí lo del pañuelo blanco para emergencias no se lleva mucho, así que empecé a conducir a toda leche por donde me podía colar. Qué bien que soy un poco fitipaldi (herencia de mi padre), y, aunque aquí es más difícil por aquello de que conducen al otro lado y el retrovisor de la izquierda iba medio colgando, tiré de arcén y de los huecos que otros coches dejaban… hasta que nos paró la policía. Aquí la mzungu angustiada, con súper nudo en el estómago estaba dispuesta a pagar lo que hiciera falta porque nos dejaran ir. Pero la verdad que cuando les dijimos que era una emergencia y vieron a la bebé, no pusieron muchos problemas, eso sí, indagaron, mirándome con desconfianza, de quien era el bebé, a dónde íbamos y de dónde veníamos.

Pufff… después de más de 2 horas de estrés por fin llegamos. Y aunque no me relajé hasta que empezaron a meter suero en ese cuerpecillo, estar en ese hospital me dio algo de seguridad de que la peque se iba a recuperar. El pediatra era un médico ugandés, formado allí, que parecía saber lo que hacía. Pusieron un tubo por la nariz al estómago y comenzamos a darle suero cada 15 minutos. Tenía una infección bacteriana, así que le tenían que dar antibiótico. Pobre lo que lloró hasta que le encontraron la vena para ponerle la vía… y qué penita al ver su manita con toda la parafernalia. Le hicieron análisis de VIH, y yuhuuu, dio negativo! Menos mal!

20150830_092346_resized

Estuve tres días con ella en el hospital, con auntie Winnie y auntie Elisabeth, que iban y venían. Pasé mucho tiempo con ella, dándole leche por el tubo poquito a poco, durmiendo con ella encima de mí para darle calorcito humano, y tratando de hacer lo que una de las enfermeras me dijo era la mejor medicina: darle mucho amor.

20150904_112516_resized

Por culpa de la infección bacteriana y la diarrea, Patricia tiene ahora intolerancia a la lactosa. Y tampoco digiere las grasas. Así que necesita una leche especial. Que es carísima, por cierto, y no se puede conseguir en Uganda.

20150901_100516_resized

Gracias a la ayuda de Meritxel, una voluntaria que iba a venir a Malayaka House, compramos leche en España para que la trajera. Después comencé a tirar de contactos, y Miguel, médico de Worldproject, y Joaquín, un bombero del que os hablé hace tiempo que se dedica a venir a Uganda en sus vacaciones a “hacer el bien”, se han involucrado con la pequeña Patricia y han pedido a su gente que colabore con la compra de la leche que la peque necesita. Gracias Miguel y Joaquín, no solo por vuestra ayuda, también por vuestro gran corazón. También gracias Edu, pediatra que trabaja en Huelva y que ha estado varias veces en Malayaka House, por tus consejos médicos con la peque.

Hoy, después de dos semanas desde que la llevamos, hemos vuelto a Surgery. En una semana ha cogido 300 gramos, gracias a la leche que han traído desde España. Y está mucho mejor. Más espabilada, con más energía y con más hambre. Si todo va bien, en un par de días le quitamos el tubo porque ya toma el bibe entero solita y tiene hasta comienzo de mofletes!

20150907_124126_resized

Yo ya estoy convencida de que Patricia se va a quedar entre nosotros. Y que ya solo puede ir poniéndose mejor. Esta niña quería vivir, eso estaba claro, pero además su estrellita hizo que diera con Malayaka House.

Patricia no habría sobrevivido si no la hubiéramos acogido. Seguramente habría muerto si la hubiéramos llevado a un hospital local por no poder pagar Surgery, y su futuro sería incierto si no tuviera acceso a la leche especial que necesita.

Así que vosotros me diréis si es importante ayudar o no… sin los fondos que padrinos y madrinas nos donan, sin la ayuda de voluntarios, sin Miguel y Joaquín… sin nuestras queridas aunties… Patricia se habría muerto. Pues hala, siento la crudeza, pero es la verdad.

Me despido hablando de mí, lo siento. Yo no puedo ser más feliz que viendo a la peque todos los días. Observando cómo mejora, tocando sus manitas, sus piececitos, dándole de comer por el tubo, dando saltos de alegría cuando come sola del bibe, observando cómo sus huesecillos se van cubriendo de una capilla de grasa, vistiéndola con los pijamitas que nos han dado, despertándome de noche cada dos horas para darle de comer, poniéndomela encima para dormir… en fin, que si todavía tenía algo de instinto “auntiernal” por ahí escondido, esta bebé lo ha despertado del todo todito.

Muchas gracias a los que nos ayudáis, espero que con mis palabras os haya llegado un pedacito de mi corazón, y del de Patricia, que hoy cumple un mes!

20150906_123151_resized

Posted in Uncategorized | 3 Comments